Entradas para Nessy

No sé pas què m'espera, però ha de ser millor.

domingo, 13 de marzo de 2011

Una cena entre amigos y miradas furtivas y cómplices. Comentarios fuera de lugar para provocar risas e indirectas. Un sentimiento recíproco de compartir algo tan simple como un tiramisú. Un fin de cena con algunas bajas en el grupo y caminando hacia el bar de siempre. Decepción de poder pensar que a mi lado no quieres/ vas a estar. Una conversación sobre cotilleos con un tio más maruja que cualquier mujer. Un sentimiento de felicidad al escuchar mi nombre entre vuestros labios, una felicidad aún más acentuada al saber que vienes conmigo para que yo esté feliz. Un remedio fácil, rápido y barato. Dos chupitos que hacen decir alguna verdad, un beso en la mejilla con dedicatoria. Un pique inofensivo que se disuelve con uno de tus guiños y una decisión de dirigirse hacia la discoteca de siempre. Preocupación por saber que aquella noche tiene pinta de acabar mal. Asombro por la actitud de Fernando que a mi lado está desde que quedamos en el punto de encuentro hasta ahora. Él lleva su paraguas y se niega a dejar que me moje la lluvia. Unas risas y conversaciones sin sentido con él que hacen al otro acercarse. La puerta de siempre y un pequeño cambio que hace decir alguna que otra verdad más. Es pronto y en el sitio hay poca gente, pero el futbolín me llama. El otro y yo como pareja somos imbatibles Suena Fito nada más pasar la puerta del brazo de Jordi (el otro), nuestra canción. Continuamos con el futbolín cambiamos de pareja y pese a las luces traicioneras del lugar, consigo ganar a Jordi con nuestra sonrísa cómplice y un "givemefive" con Fernando cojemos las cosas y nos dirigimos al centro de la pista la cual se ha ido llenando mientras jugábamos. Buena zurda! me dice alguien desconocido, con una sonrisa y una mueca propia de mi le doy mis gracias. Nos ponemos a bailar, de momento la música es tranquilita y se nota que no estamos en el climax, aún así los bailoteos no faltan y como segunda opción decidimos ir a pedir. 43 con lima. Ron con cola para él J. Y una de vodka negro con lima y kiwi para Fernando. Me lo quedo mirando, se ha vestido con sus pitillos negros del mismo color que su camisa y su chaleco con cadenas. La corbata es morada, le queda fantástica. Con ese look de corte asimétrico y liso que lleva hoy y con lo que se pide todos los chicos homosexuales del lugar se lo comen con los ojos. Veo la ilusión de sus ojos cuando observan que Fernando baila de momento, con chicos. Llego yo, estoy un poco apartada pero Fernando de seguida me mete en el grupo. Esperanza de ser sólo una amiga en las miradas lascivas de las leonas. Una simple actitud y un gesto junto con mis pocas ganas de bailar hacen que me derrumbe y me siento al lado de mi compañera y su novio. Suena Carlos Baute "Quién te quiere como yo?" Me derrumbo al ver que el otro me mira con desprecio por no entender mi actitud y que mira al suelo, pues es otra de nuestras canciones. Me derrumbo en los brazos de mi amigo y lloro como una niña. Me relajo. Se acerca Fernando y yo con mi brusca pregunta "Te ha mandado otra vez él" le hago entender que estoy un tanto mosqueada con Jordi. Esta vez Fernando ha venido porque ha querido, porque le falta una bailarina y porque se preocupa por mi. Admiración y asombro se despiertan otra vez en mi. Está un rato a mi lado mientras me roba algunas sonrisas y me deja su anillo de tuerca. Le medio obligo a que se vaya a la pista pues Jordi ya me ha mirado unas cuantas veces con su mirada de no entender nada y tener desprecio hacia mi. Algo rutinario para él creo que es esta situación. Yo también lo pienso y se me caen unas cuantas lágrimas más mientras Fernando se dirige hacia ellos. Montse me rodea y me convence para salir a bailar. Vamos al centro de la pista donde están ellos. Muevo los pies pero a penas bailo, no tengo ganas y me siento fuera de lugar, decido que cuando lleguen las dos menos veinte me iré con Montse y Calvo. LLegan. Sigo con la misma idea, cojo mis cosas me despido de todos mientras tengo todavía mis mejillas húmedas. No me despido de Jordi, gran error pienso después. Al salir el portero me pregunta si vamos a volver a entrar y sin pensarlo contesto un sí. Decido calmarme y doy la vuelta a la manzana. Vuelvo a entrar, no puedo dejar con esa preocupación en el cuerpo a Fernando y tampoco a mi hermano Gonzalo. Entro y veo las tres miradas puestas en mí. Paso al lado de ellos mientras dejo mi bolso y la chaqueta al otro lado de las cosas donde las tienen ellos. No pasará nada pienso. Como siempre. Decido ir hacia ellos y antes de que pueda decir nada Fernando me atrapa con sus brazos dándome el abrazo más tierno desde hace ya tiempo. Me acuerdo de los abrazos de Nessy. Son parecidos y me relajo. Cuando me suelta y se me queda mirando mi hermano al fín suelto "No podía dejaros así, no os lo mereceis" Gonzalo me abraza, sus abrazos son más bruscos pero ya son característicos de él. Cuando estoy en sus brazos sólo se me ocurre preguntar un "Debo hablar con Jordi verdad?" su contestación es clara y rápida "Sí y mucho." Me relajo. Saludo a Rubén que hasta ahora lo tenía olvidado. Y veo como Jordi le pregunta algo a Gonzalo y éste contesta "Porque ha reflexionado". Vale, estan hablando de mí. Me enciendo muero por dentro cada vez que Jordi pregunta a todo el mundo lo que me sin pensar en preguntármelo a mí directo. Creo que Fernando nota mi rabia e intento disimularla meneando la cintura al son de la música. Me abraza de nuevo. Mierda, me ha pillado. Me relajo al escuchar la canción del grupo. Por fin nuestra canción bailada por todos. Veo que el ambiente entre Jordi y yo mejora al ver que paso de él así que me acerco y le digo lo que desemboca en unos cuantos gritos de su boca. Definitivamente se preocupa por mí, pienso, y me relajo. Seguimos bailando. Me doy cuenta que el ambiente se empieza a cargar de gente y que hay gente sentada donde yo tenia mi bolso, echo una mala mirada pero pienso que al igual que las cosas de mis compañeros las han retirado. Rubén se va. Nos relajamos y nos quedamos los tres. Suena Melendi. Huele aire de primavera... Fernando y yo nos ponemos a cantar como locos, mietras Jordi canta los trozos que se sabe y Gonzalo está ya cansado bailando casi solo. Siempre y cuando tu no llores. Fernando me mira y hace énfasis en esta frase. Me pongo colorada de inmediato pero no intento disimularlo. Me avergüenzo de la situación anterior. Jordi lo ve. Pero después de unas cuantas miradas y de bailar los 4 de nuevo todos juntos, pese a que destacaba Fernando. Fernando y Gonzalo se suben al podium. Les hacen bajar rápidamente porque unos homos quieren algo más que bailar con ellos. Jordi y yo reímos pícaros. Continua la noche. Llega la hora y decidimos pirarnos. Suena Bob Esponja. Just a la fusta! Como diría en catalán. Justo a tiempo para pirarnos. Problema, las chaquetas de mis compañeros están pero la mía no. Me inquieto. De los nervios me pongo un bolso que parece ser el mío pero me lo reclama su dueña pido perdón. Alguien me pregunta si mi bolso es el que tiene en la mano junto la chaqueta. Efectivamente le doy las gracias. Me pongo la chaqueta y me doy cuenta que mi bolso está vacío. Ni la cartera de Canadá ni el monedero de Kukuxmushu con las llaves y el móvil que apenas tenía un año. Me inquieto y empiezo a rebuscar por el sofá la pareja que había se levantan y se van. Bastante sospechoso pienso ahora. Jordi me abraza y me convence para salir fuera pues allí no voy a encontrar nada. Me derrumbo y maldigo mil veces la hora en la que he vuelto. Jordi me abraza. Fernando dice "Eres demasiado buena". Llamo a mi madre y le explico lo que ha pasado. Lo único bueno del hurto es que sirvió para que Jordi no estuviese picado conmigo. Grande Fernando tuerca Loca por esa noche.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Dudo mucho que recupere el movil pese que he dado mi numero IMEI. En fin, me toca joderme y aguantarme con mi movil antiguo LG que vale una mierda porque no pilla ni cobertura. La cartera esta mñana cuando mi madre y yo volvíamos de comisaría se la ha llevado un señor a mi padre. El señor debe de estar contento con sus 20€ de propina.. En fin. Pese a todo estoy bien. COn un lío mental porque el componente de Jordi de ser tan variable choca con mis emociones inestables
y hacen que saltemos y bufemos los dos. Le debería decir que le quiero¿? No. Digan lo que digan siempre se lo diré como amiga.

Gracias Kharma.











Fernando, tan increible como extravagante. Grande.

2 comentarios:

  1. Te quieren mucho =) tienes suerte cariño

    animo con lo del robo! al menos recuperastes la cartera

    y no quiero ver que lloras eh? mi telefono siempres esta encendido por si necesitas algo

    love u

    ResponderEliminar
  2. PD: me gusta tu amigo y su look e_e

    ResponderEliminar